El ocaso

El ocaso es un espacio de opinión para todos aquellos que quieran participar y expresarse de una manera libre sin ningún tipo de censura, más allá del respeto y la coherencia al vertir sus opiniones.

Friday, September 02, 2005

http://www.clocklink.com/clocks/0003P-Green.swf?TimeZone=GMT&Place=Buenos Aires" width="200" height="200" wmode="transparent" type="application/x-shockwave-flash">

BIENVENIDO; EL EDITOR DE ESTE ESPACIO QUEDA SUJETO A TODAS SUS SUGERENCIAS, PEDIDOS Y/O CRÍTICAS. COLABORACIONES, DESDE YÁ DE LA MISMA MANERA ACEPTADAS.

Thursday, September 01, 2005


A propósito de esta cita acerca de la "oración de los soberbios" , me hace reflexionar en cuanto a la posición que han tomado, desde yá hace varias décadas, los dirigentes en quienes confiamos nuestro destino como pueblo. Nos hemos equivocado sin duda alguna al elegirlos, ¿serán conscientes nuestros políticos de lo repudiadas que son sus acciones sumamente soberbias?...¿Porqué se han obstinado en llevar a cabo una terrible combinación entre demagogia y soberbia?

No es gratuito el hecho de que la soberbia sea el peor de los pecados capitales (a mi parecer), ya que cuando la cometemos estamos dañando indefectiblemente a todas aquellas personas a quienes decimos respetar...pero...al "practicar" mi soberbia sobre ellas, que de distinta manera o en diferente grado, son conducidas o guiadas por nosotros; ¿Acaso no queda bien claro que esta conducta significa subestimar e ignorar absurdamente las capacidades de aquellos?

Pues bien, sobran los ejemplos de políticos, líderes militares, religiosos, "ídolos" nacionales, con los cuáles nos hemos dejado llevar hacia verdaderos desastres políticos, económicos, culturales,etc.

Para mencionar sólo algunos ejemplos de lo que estamos hablando, basta con citar al ideólogo del mayor desastre económico de la última década, ( nos referimos al brillante economista devenido hoy en el político más repudiado por la sociedad, Domingo Cavallo).

Para hacer justicia, podemos mencionar además, a trasnochados militares que (Whisky de por medio) jugaban a los soldaditos de plomo con adolescentes que ni siquiera tenían "derecho" a ejercer el sufragio.

En definitiva, el deber de aprender que la soberbia es un pecado capital para la democracia ya es una tarea nuestra, de toda la sociedad, ya que parece ser una tarea ajena a nuestros dirigentes.

Podemos comenzar por asumir que no estamos preparados, o no sabemos elegir...asumamos que estamos pecando de soberbia al pensar que lo hacemos bien, tengamos mucho cuidado; ya que la mejor aliada de la soberbia de los dirigentes es la ignorancia del pueblo.

Anselmo.


"¡Oh, Padre nuestro, que estás en los cielos aunque no circunscripto a ellos, sino por el mayor amor que arriba sientes hacia los primeros efectos! Alabados sean tu nombre y tu poder por todas las criaturas, así como se deben dar gracias a las dulces emanaciones de tu bondad. Venga a nos la paz de tu reino, a la que no podemos llegar por nosotros mismos, a pesar de toda nuestra inteligencia, si ella no se dirige hacia nosotros. Así como los ángeles te sacrifican su voluntad entonando ¡Hosanna! deben sacrificarte la suya los hombres. Dadnos hoy el pan cotidiano, sin el cual retrocede por este áspero desierto aquel que más se afana por avanzar. Y así como nosotros perdonamos a cada cual el mal que nos ha hecho padecer, perdónanos tú, benigno, sin mirar nuestros méritos. No pongas a prueba nuestra virtud, que tan fácilmente se abate, contra el antiguo adversario, sino líbranos de él, que la instiga de tantos modos. No hacemos, ¡oh, Señor amado!, esta última súplica por nosotros, pues ya no tenemos necesidad de ella, sino por los que tras de nosotros quedan."
Dante Alighieri; La divina comedia.